Psicología

456193_153518_1.jpg

Pide tu cita online.
Es fácil, rápido y seguro.

dinero-felicidad.jpg

Terapia Psicológica

Para muchas personas ir al psicólogo es sinónimo de ser una persona débil, pero en realidad, acudir a terapia psicológica te puede convertir en una persona más fuerte emocionalmente, y te puede aportar herramientas para poder adaptarte mejor a las situaciones difíciles que pueden presentarse al largo de tu vida.

 

Los estudios neurológicos están hallando cada vez más pruebas de la capacidad de la psicoterapia para modificar las estructuras cerebrales y mejorarlas, consiguiendo una mejor actitud vital para afrontar el día a día.

Beneficios de la psicología

La psicología tiene muchos campos de aplicación, y todos ellos son muy útiles para las personas en diferentes aspectos. Es necesario dejar de vincular la ciencia de la conducta a la psicopatología, pues la psicología afecta positivamente a muchas áreas de nuestra vida y a diferentes contextos. 

De manera resumida, los beneficios de la psicología son:

  1. Mejorar las habilidades comunicativas y relacionales de las personas.

  2. Ayudar a mejorar en Inteligencia Emocional y en resolución de conflictos y ayudar a gestionar mejor otros aspectos relacionados (por ejemplo, estrés).

  3. Mejorar las relaciones de pareja y la familia y, por supuesto, su bienestar.

  4. Maximizar el potencial de las personas y su propio desarrollo personal gracias al autoconocimiento, la planificación y la mejora de la motivación propia.

  5. Mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades.

  6. Diagnosticar e intervenir en la superación de diferentes trastornos mentales.

  7. Mejorar en el conocimiento de la estructura y funcionamiento de nuestro cerebro, y ayudar a comprender y mejorar funciones cognitivas como la memoria.

  8. Mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje, y trabajar junto al profesorado para motivar a todos los estudiantes.

  9. Crear de un mejor clima en grupal, por ejemplo, en escuelas u organizaciones.

  10. Las intervenciones psicológicas pueden reducir la necesidad de tratamiento farmacológico.